El Cerro de La Trinidad: Punto culminante de la Gran Batalla de Morazán

Este lunes 11 de noviembre se conmemora el Aniversario de la “Gran Batalla de La Trinidad”, uno de los acontecimientos significativos para la historia de nuestro país que sirvieron de cimiento para los procesos de independencia y democracia alcanzados por el Paladín Centroamericano General Francisco Morazán.


Este importante evento tiene su punto memorable donde hoy se erige El Obelisco ubicado en el Cerro de La Trinidad, Sabanagrande, Francisco Morazán en recuerdo a referida batalla.


En este lugar, actualmente se aprecian vestigios y algunas casas viejas que durante años han servido de fundamento real sobre los hechos suscitados el 11 de noviembre del año 1827.

En una investigación sobre este importante acontecimiento el profesor Juan Ramón Núñez, nativo y residente de la Aldea La Trinidad, nos proporcionó en años anteriores un documento que data del año 1927 escrito por aquel entonces coronel y profesor Don Pedro Rivas en el que se recopilan datos sobre los hechos antes, durante y después de esta lucha.


El mismo, según detalla el profesor Rivas, es el compendio de una investigación realizada con el apoyo del Doctor Carlos Cruz Velásquez y los mentores Ángel Banegas y Tomás Mejía, junto a alumnos de la Escuela de Varones del municipio de Sabanagrande F.M. de esa época.


Porqué se erigió El Obelisco en este sitio


En su recopilación el profesor Rivas describe que en algún tiempo se pretendió hacer creer que el Cerro de La Trinidad era una pequeña eminencia del terreno que en forma de pedestal se levantaba hacia la margen derecha de la carretera Sauce-Sabanagrande del kilómetro 4, ubicado en el sitio de Hato Grande, a unos 60 metros de la casa de Don Juan Oliva.


Para romper esta creencia el profesor Rivas decidió reunirse con ancianos del Valle de la Trinidad, entre ellos, Don Pascual Sandres y Don Eustaquio Sierra, nativos y residentes de la zona, para constatar cual era el Cerro de La Trinidad logrando establecer su verdadera ubicación geográfica.

Fue así que junto al General Martínez Fúnez Ministro General del Estado de Honduras (1927) deciden construir un ramal y erigir un monumento en forma de Obelisco en Conmemoración al Centenario de Las Batalla de La Trinidad, celebrando en el sitio por primera vez un acto patriótico con el apoyo de escuelas de Sabanagrande e instituciones de Gobierno.


El porqué de la Batalla de La Trinidad


En la exposición del profesor Rivas se concluye que la lucha que libró el general Morazán se debió a un momento histórico que Vivian los pueblos centroamericanos por lograr su independencia, luego que, en 1824 se convoca para elegir autoridades federales que son ganadas por el ilustre Don José Cecilio del valle, quién por ser un hombre de gran catadura moral e intelectual, es defenestrado por los partidos Liberal y Conservador que entregan el poder al General José Manuel Arce; lo que es considerado, como una usurpación en contra de los derechos del pueblo.


Esta acción trae consecuencias funestas al grado que Arce da Golpes de Estado, despedaza instituciones estatales, crea el caudillismo, provoca sangrientas luchas, desacredita la República y, lo más delicado, logra que Liberales y Conservadores se alineen a sus pretensiones dictatoriales y Centroamérica entra en una grave crisis.

Liberales en oposición, junto al Sabio Valle y el General Morazán, libran grandes batallas para derrocar al Gobierno de Arce entre ellas la Gran Batalla de La Trinidad del 11 de noviembre de 1827 que se convierte en la apertura de un nuevo horizonte en los derechos del pueblo.


La Gran Batalla de La Trinidad


Tras ser encarcelado y exiliado, Morazán animado por la fuerza de la justicia enarbola la bandera de la Federación e inicia su avance triunfal que se vuelve sublime en el Valle de La Trinidad donde libra su gran lucha por la independencia centroamericana.


El profesor Rivas en sus escritos rememora que el General Morazán decide refugiarse en lo que ahora es el municipio de Texiguat hasta Mayo de 1827; allí es informado que en la Hacienda “El Hato Grande” cerca de Sabanagrande se cometió un horrible crimen en contra de un inocente comerciante de origen español lo que provoca su indignación y repudio contra el mandato de Arce.


En su lucha independista, Morazán y sus tropas se radican en Ojojona donde llegan un 5 de junio de 1827, diez horas después es capturado por orden del General Justo Milla, logrando huir sus compañeros de lucha Márquez, Díaz y Gutiérrez.

Un 28 de junio de ese mismo año Morazán sale de cárcel mediante fianza y viaja a San Salvador para incorporarse a sus correligionarios ante la amenaza de Arce de proceder a su captura: Posteriormente, un 14 de septiembre de 1827 recibe el apoyo del coronel Ordoñez en León, Nicaragua, con el aporte de un contingente de 135 soldados los que más tarde se convierten en el Ejercito de Operaciones de la Batalla de La Trinidad.


Tras acantonarse en Choluteca organiza un ejército de unos 500 hombres y llega a Texiguat. Con marchas de jornadas cortas entra a Sabanagrande un 10 de noviembre de 1827 donde hace un alto para almorzar e incorporar voluntarios a sus filas para proseguir su viaje hacia Tegucigalpa con el fin de amanecer en el Valle de la Trinidad el día 11.


Al darse cuenta de la presencia de las tropas morazánicas, Milla dispone salir de Comayagua a Tegucigalpa con 600 hombres y salir al encuentro de su enemigo.


El paladín centroamericano ante esto prepara su teatro de batalla en el Valle de La Trinidad, Milla desesperado, por poner fin a la lucha inicia su ofensiva por tratar de tomarse el Cerro de La Trinidad y El Guapinol como puntos culminantes del encuentro sangriento.


Ayudado por sus valientes soldados Morazán gesto todo su ataque y al contario fueron lentamente descendiendo al llano en duelo feroz, cuerpo a cuerpo, hasta que Milla declara su derrota a en la Cañada de Laureles, hoy conocida como “La Aldea La Cañada”.


Morazán instaura un gobierno democrático


La tradición y los ancianos consultados por el profesor Rivas, describieron que la Batalla de La Trinidad duro desde las ocho de la mañana hasta las tres o cuatro de la tarde, hubo al menos 40 muertos por ambos ejércitos y en poder del General Morazán quedaron los elementos de guerra y dos baúles de correspondencia oficial.


Ante la derrota del General Milla, Morazán tomo al día siguiente Tegucigalpa en medio del regocijo y los vítores del pueblo. El 26 de marzo de 1828 después de siete meses de ausencia el Paladín centroamericano hace su ingreso triunfal a Comayagua.


Tras varias luchas contra las fuerzas dictatoriales de Arce en 1828 inicia la reorganización del Estado y es elegido Jefe de Estado junto a Diego Vigil.

Para el profesor Rivas la Batalla de La Trinidad no fue un hecho aislado en la historia del país; al contrario, este hecho marca un nuevo periodo en la vida democrática de Centroamérica y con Morazán se acaban los privilegios, monopolios y canonjías a familias poderosas abriendo paso a los legítimos derechos del pueblo.


En sus consideraciones Rivas expresa que la epopeya redentora se levanta en el Cerro de La Trinidad de Sabanagrande, Francisco Morazán, culmina en la antigua Metrópolis Centroamericana y declina con resplandores de incendio y tragedia en tierras costarricenses, cuando, el 15 de septiembre de 1842 el Gran Paladín y Héroe pronunció sus últimas palabras: “Declaro que mi amor a Centroamérica muere conmigo”

Todos los Derechos Reservados para "La Puerta al Sur", 2018 

Director y Fundador Periodista Anibal Baca

Afiliado Colegio de Periodistas de Honduras 

Colegiación N° C-0672