Al son de la música de cuerda, Tigres celebra su reinado

Una de las autenticidades de los pueblos del sur de Francisco Morazán y de las pocas tradiciones culturales que aún se conserva de nuestros antepasados es el baile al son de la música de cuerda.


Tras coronarse campeón de la Liga de Fútbol de la comunidad de Apacinigua, Sabanagrande, Francisco Morazán, los presentes pudieron disfrutar de ese baile pegajoso conocido como el “Currunchunchun” cuando la afición del club Tigres tras escuchar el pitazo final que anunciaba su nuevo reinado, su afición y jugadores celebraron bailando al ritmo de la música de grupo de cuerda que nos rememora una de las tradiciones más ancestrales de los moradores de nuestros pueblos.


Así fue la celebración, copa hacia arriba y vuelta tras vuelta, pasito a pasito, no importa el polvo ni el fuerte sol, son signos que nos sigue demostrando que el fútbol es parte de la distracción de todos los hondureños, no importa sus distingo de clase.


El Tigres, representante de la comunidad de ese mismo nombre, arengado por una barra brava que minuto a minuto exigía a sus jugadores más esfuerzo, fue contundente ante un club de la Mina que no supo aprovechar una desventaja numérica a los 10 minutos de iniciado el segundo tiempo cuando fue expulsado el mejor portero del torneo Melvin Noe Almendarez.


El partido fue entretenido. Por momentos parecía que El Mina sería el nuevo monarca al empezar con mucha lucidez sus ataques muy bien hilvanados que al final sus delanteros no pudieron concretar en gol.


El Tigres con jugadores de más oficio en este tipo de competencia logró casi a la mitad del primer tiempo el gol que le dio la tranquilidad, tras un contragolpe del jugador Antonio Almendrares, quien tras regatear cercano a las 9/15 remató recio al marco contrario provocando el delirio de la afición tigresa.


El segundo tiempo inició con una supremacía del equipo Minas que adelantó sus marcas en busca del empate y el que llegó a eso de los 10 minutos tras un tiro libre cobrado por el jugador Rony Cruz que baño al arquero contrario anidándose en su transversal izquierdo y poner el marcador 1 X1.


El Minas continuó la embestida y en una jugada sin ningún peligro el portero del club Tigres Melvin Amador inocentemente se deja expulsar al cometer una intención violenta en contra de un contrario; por lo que, el réferi central no dudo en mostrar el segundo cartón amarillo y con ello la expulsión definitiva del campo.


Aquí se pensó que todo había terminado para el equipo rayado; sin embargo, con un hombre menos este se vio mejor, ordenado en todas sus líneas y de manera sorpresiva y contundente, tras un centro templado al corazón del área, llegó el jugador Pablo Amador que con un certero cabezazo envió la numero cinco a las redes provocando el delirio de la afición “tigreña”.


El Minas se vio incapaz de recuperar un marcador de 2 x1 en su contra y llegó el silbato final, la algarabía de un nuevo título, ese que todo mundo celebra, la copa que encandila de emoción, la que todos quieren tomar.


De nuevo se escribe otra historia en el fútbol burocrático de Sabanagrande, ese deporte que ahora se ha expandido por todos los rinconcitos del sur de Francisco Morazán.









Todos los Derechos Reservados para "La Puerta al Sur", 2018 

Director y Fundador Periodista Anibal Baca

Afiliado Colegio de Periodistas de Honduras 

Colegiación N° C-0672