Por qué se considera a la Virgen del Santo Rosario Patrona de Sabanagrande F.M.

Cada 7 de octubre los parroquianos de Sabanagrande, Francisco Morazán, especialmente los feligreses o creyentes católicos, celebran este día con diferentes actos litúrgicos y eventos religiosos en honor a su Santa Patrona la Virgen del Santo Rosario.


Historia


Allá por el año 1208 los cátaros o albigenses no reconocían ningún dogma relacionado con la Virgen María y se negaban a venerarla. Ante los enfrentamientos entre católicos y albigenses, Domingo de Guzmán, fundador de la orden de los Predicadores (más conocidos como dominicos), se le apareció en una capilla de un Monasterio de Francia le enseñó a rezar el Rosario para que lo propagara. El santo así lo hizo y su difusión fue tal que las tropas cristianas, antes de la Batalla de Lepanto (7 de octubre de 1571), rezaron el Santo Rosario y salieron victoriosas.


El Papa San Pío V en agradecimiento a la Virgen, instituyó la fiesta de la Virgen de las Victorias para el primer domingo de octubre y añadió el título de “Auxilio de los Cristianos” a las letanías de la Madre de Dios.


Más adelante, el Papa Gregorio XIII cambió el nombre de la Fiesta al de Nuestra Señora del Rosario y Clemente XI extendió la festividad a toda la Iglesia de occidente. Posteriormente San Pío X la fijó para el 7 de octubre y afirmó: “Denme un ejército que rece el Rosario y vencerá al mundo”.


Rosario significa “corona de rosas y, tal como lo definió el propio San Pío V, “es un modo piadosísimo de oración, al alcance de todos, que consiste en ir repitiendo el saludo que el ángel le dio a María; interponiendo un Padrenuestro entre cada diez Avemarías y tratando de ir meditando mientras tanto en la Vida de Nuestro Señor".

Parroquia del Santo Rosario


En 1600 según algunos escritos históricos, para ese entonces Sabanagrande pertenecía al Curato de Ojojona, lo que en estos tiempos se asimilaba a una Parroquia de feligreses compuesta por comunidades de la Región.


En 1739 según el primer título de tierras aparece con el nombre de Nuestra Señora del Rosario de Apacunca, que comprendía más de siete caballerías pertenecientes a los Alférez Cristóbal Núñez, Gregorio Sánchez y Antonio Corella.


Un segundo título del municipio de Sabanagrande data de 1750 y el mismo constaba de más de doce caballerías cuyo título llevaba por nombre Nuestra Señora del Rosario de Guasucarán.


Se deduce entonces que desde esos tiempos la devoción hacia la Virgen el Santo Rosario por parte de los parroquianos del Curato de Ojojona era elocuente y, por ende, su veneración ocupaba un lugar de privilegio entre la feligresía católica.

Iglesia del Santo Rosario


Otro dato importante que afianza por qué la Virgen del Rosario es la Patrona de los sabanagrandenses es la edificación de su Iglesia ubicada en el centro de esa localidad, la cual fue construida por los Hermanos Rosa en el año de 1809 y bautizada con el mismo nombre.


Esta casa de oración tiene más de dos centenarios (siglos), su estilo colonial es imponente y rememora los ancestros culturales de la colonia española que se acentuó para esa época en busca de la colonización Centroamericana.


En el interior de dicho templo se puede apreciar entre varias reliquias e imágenes religiosas la de la Virgen del Santo Rosario significado de fe y devoción para la feligresía católica.

Feria Patronal


Para las décadas de los 70' y 80', Monseñor Evelio Domínguez, prominente y recordado sacerdote por los fieles locales, instauró, junto a varios fieles de ese tiempo, la Feria Patronal en honor a la Virgen del Santo Rosario.


La celebración consistía en realizar una serie de actos culturales, religiosos, deportivos, entre ellos, la llegada desde las aldeas y caseríos cercanos de feligreses que en procesión con cánticos y alabanzas, música de cuerda y pólvora anunciaban la llegada hacia la Iglesia del casco urbano.


"Para ese tiempo la gente conocía comúnmente esta actividad como los gremios que eran los grupos de catolicismo que en signo de alegría y devoción hacían su ingreso al pueblo para visitar a la Santa Patrona", recuerda Don Virgilio Carrasco de 74 años de edad, Celebrador de la Palabra de Dios y con más de 40 años de vida pastoral.


Rememora que debido a muchas circunstancias la Feria Patronal se fue convirtiendo en más que una festividad religiosa en un evento social que contravenía la verdadera fe espiritual por lo que Monseñor Domínguez decidió apartarse.


Fue así que para no entrar en contradicciones quienes componían los Comités Proferia decidieron pasar dicha actividad para el mes de Febrero como actualmente se celebra y darle el nombre de Feria Tradicional.


A esto se sumó los copiosos inviernos que para el mes de octubre azotaban con fuertes aguaceros y que se convertían en un contratiempo para la ejecución de actividades que tenían como fin primordial el de generar ganancias económicas.

Anécdotas y creencias


Consultadas algunas literaturas orales del Sur de Francisco Morazán hay muchas anécdotas y creencias que refieren a la Virgen del Santo Rosario.


Entre estas resumimos la de la promesa que un "Gringo" de nombre Mathinson ofreció a la Virgen del Rosario un reloj de oro para la Iglesia local como agradecimiento a las riquezas obtenidas de la explotación mineral.


El Gringo murió y quienes heredaron la explotación minera se olvidaron de la promesa por lo que la noche de un Viernes Santo la Mina conocida como San Marcos se derrumbó causando con ello su cierre definitivo.


Otro relato libre rememora que en El Cerro Momotombo, una de las reservas naturales actuales, para aquellos años era un lugar encantado y los niños de Sabanagrande solían aventurar por el sitio boscoso y acogedor.


En cierta ocasión, uno de los infantes se perdió, sus padres con la ayuda de pobladores lo buscaron por todo "El Momotombo" durante dos días sin respuesta alguna.


A los tres días el niño apareció y relató que una señora de apariencia hermoso le encontró y que luego de darle de comer lo acercó al pueblo.

Sus padres llenos de alegría, entre besos y abrazos por su regreso le preguntaron: ¿quién lo había encontrado? a lo cual respondió: " Ella me dijo "soy la Virgen del Rosario y desapareció".


Todos estos datos históricos, creencias y fe religiosa nos lleva a la conclusión, que a pesar de no obtener una fecha real de cuando fue considerada la Virgen del Santo Rosario como Patrona de Sabanagrande, la fe y veneración de sus fieles se remonta a la época de la colonización española que hoy en día sigue vigente en la feligresía católica que aún conserva estas tradiciones y creencias religiosas.

​​

Todos los Derechos Reservados para "La Puerta al Sur", 2018 

Director y Fundador Periodista Anibal Baca

Afiliado Colegio de Periodistas de Honduras 

Colegiación N° C-0672